viernes, octubre 06, 2006

Cuento zen


Un maestro, perdiendo la paciencia, exclamó ante sus pupilos:
- Vamos a ver!
Entonces, se detuvo, indeciso.
Tras un largo silencio, susurró:
- Vamos a ser...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home